Hipotecas para extranjeros no residentes

Cada vez hay más extranjeros que se decantan por comprar una vivienda en nuestro país. Si te encuentras entre ellos, aquí vamos a explicar las características de la hipoteca a la que puedes optar.

En general, las hipotecas para los extranjeros no residentes están sometidas a condiciones más exigentes, debido a que sería más complicado hacer frente a una posible morosidad de un cliente no residente en España. De hecho, hay muchas entidades financieras que no conceden hipotecas para extranjeros no residentes en España.

En el caso de que el banco conceda la hipoteca a un extranjero no residente,  este tipo de préstamo estará sometido a más limitaciones y condiciones, como por ejemplo, menos importe máximo a financiar, mayores intereses, etc.

La forma para contratar este tipo de hipoteca suele ser por Internet y a través de llamadas telefónicas. La gran mayoría de las entidades bancarias que las ofrecen tienen un apartado específico en su web con una vía de contacto para este tipo de clientes.

El plazo de amortización de los no residentes suele situarse en los 20 años (con una diferencia de 10 años más para los residentes en el territorio español, donde el máximo se sitúa en los 30 años).

En España normalmente, las entidades bancarias suelen dar un 80% del total del precio de compraventa del valor de tasación, y esto se reduce a un 60% cuando se trata de una segunda vivienda, con respecto a los residentes en el extranjero. El máximo al que podrían optar es el máximo establecido para la vivienda no habitual y suele ser un máximo de un 50%. Asimismo, la cuota de la hipoteca junto con los otros préstamos, no deberá sobrepasar el 40% de los ingresos.

En cuanto los tipos de interés que se aplican a los no residentes, suelen ser más altos, puesto que se trata de viviendas destinadas a segunda residencia y el tipo de hipoteca que se ofrece suele ser a tipo fijo.



Llámanos ahora