Vacaciones en Andorra: los mejores planes con y sin nieve

Publicado por:

Si te gusta la nieve, disfrutas con el arte, o buscas un momento de desconexión en uno de los mejores balnearios de España, tenemos el artículo perfecto para ti. Hoy hablamos de las razones por las que pasar tus vacaciones en Andorra. Te  contamos cuáles son los mejores planes, qué visitar y cómo encontrar el mejor alojamiento.

Por qué pasar tus vacaciones en Andorra

Pocos lugares sin salida al mar pueden presumir del potencial turístico que atesora Andorra. Pese a la gran fama de la que gozan los deportes de invierno en esta zona, este pequeño país situado en la cordillera de los Pirineos ofrece mucho más que este tipo de actividades.

Deporte, cultura, y naturaleza forman un terceto de un nivel difícil de hallar en otra parte y que hacen que esta mini-nación no sea un lugar para ir y volver, sino también para vivir. Y es que mudarse a Andorra, por todas sus ventajas, entorno y situación económica, es una idea que cada vez seduce a más gente.

Esquiar en Andorra, su principal atractivo

Más de nueve millones de personas visitan anualmente el Principado, por lo que es evidente que su atractivo trasciende y va mucho más allá de la popularidad del esquí, aunque es justo señalar que es uno de sus grandes motores económicos.

Más de 300 kilómetros de pistas de nieve divididos en tres estaciones (Grandvalira, Vallnord y Naturlandia). Esquiar en Andorra es hacerlo en instalaciones deportivas de élite que albergan pruebas internacionales altamente reconocidas, de hecho la ya mencionada Grandvalira es la estación más grande de todo el Pirineo. No es casualidad que el esquí sea el deporte nacional del Principado, pero no es la única actividad física relacionada con el invierno que se puede practicar en este lugar.

Para disfrutar de unas buenas vacaciones o escapada de fin de semana, la mejor opción es optar por una empresa dedicada al alquiler vacacional en Andorra. De esta forma podrás encontrar un apartamento, casa o piso seleccionado cuidadosamente y totalmente equipado.

Andorra, un paraíso vacacional

Andorra en invierno, mucho más que esquiar

El manto blanco del que presume Andorra en invierno regala paisajes de película, y para disfrutarlos al máximo nada mejor que una excursión a pie por la montaña.

El senderismo con raquetas es sin duda otro de los grandes referentes turísticos del Principado, y hacerlo sobre la nieve es una experiencia inigualable, pero que se te puede atragantar si no tienes un mínimo de experiencia previa, más vale que lleves tus muslos y gemelos preparados o las agujetas te durarán más que el síndrome post-vacacional.

Pero tranquilo, no te asustes, hay un total de 10 rutas distintas para todo tipo de gustos y capacidades físicas, por lo que, seas un novato en caminar o un experimentado viajero con millares de kilómetros a tus espaldas, podrás disfrutar del placer de recorrer increíbles parajes nevados que nunca olvidarás.

Hay otra forma de disfrutar los montes y bosques nevados de Andorra sin depender de raquetas o esquís, y esa es el mushing. Una manera increíble de  recorrer la zona de Grandvalira en un trineo tirado por perros. Se trata de una actividad que hará las delicias de los más pequeños, que durante alrededor de 30 minutos probarán en primera persona uno de los métodos de transporte sobre la nieve más divertidos, y también antiguos y respetuosos con el medio ambiente.

En este vídeo del canal de YouTube de Grandvalira Mushing by GoPro podrás hacerte una idea sobre en qué consiste este deporte:

Un viaje a Andorra, un viaje por la historia

No solo la naturaleza es la gran artífice de la infinita belleza que posee Andorra. Cierto es que con un manto de nieve cualquier escenario es más mágico, pero la mano del hombre también es capaz de dejaros ojipláticos debido al enorme valor arquitectónico que esconde Andorra, auténticos tesoros milenarios hechos de piedra. El Principado es el país con mayor concentración de iglesias románicas por metro cuadrado, y que además, tienen una particularidad que les distingue de las que vemos normalmente, sus altos campanarios que regalan a la vista una imagen de lo más medieval.

Para visitarlas, basta con consultar la información necesaria en cualquier oficina de Turismo, ya que su buena accesibilidad por carretera es una ventaja que merece la pena aprovechar. Santa Coloma, Sant Joan de Caselles, Sant Miguel d´Engolasters… Apunta los nombres y ves planificando la ruta para visitarlas todas, es una experiencia que merece la pena.

Una de ellas es Sant Climent, una iglesia cuyo encanto reside más en el escenario que le rodea que en su arquitectura. Este templo se encuentra en Pal, un pequeño y solitario poblado que ha resistido al paso del tiempo, y que aún guarda una belleza milenaria en sus casas hechas de piedra, visitarlo es tener el privilegio de dar todo un paseo por la historia.

Sant climent, una iglesia única

Un viaje a Andorra no es solo una escapada rural a la montaña, y es que el Principado mezcla a la perfección tradición histórica y vanguardia urbana. El Centro Termolúdico de Caldea es el gran referente de esto último, un lugar en el contraste entre su infinito repertorio de jacuzzis, aguas termales de distintas temperaturas y saunas dejarán tu cuerpo como nuevo, y con unas ganas tremendas de volver pronto.

¿Te animas a pasar tus vacaciones en Andorra? Si has estado ya, ¡cuéntanos tu experiencia!

0
  Related Posts

Añadir un comentario