Traspaso de locales comerciales: la información oficial que debes saber

Publicado por:

El traspaso de locales comerciales es uno de los asuntos que más controversia generan entre el público, ¿el motivo? La falta de datos claros y precisos. Se trata de un tema rodeado por marcos jurídicos cuyo conocimiento escapa a la mayor parte de la población, que como es normal, ignora cualquier cuestión burocrática. La ausencia de una información clara y concisa sobre la venta de negocios crea una enorme confusión en cualquier persona, que por mucho interés que ponga, siempre acabará perdiendo el hilo, y yendo a la deriva hacia un mar de dudas. Es por ello que en este post aclararemos conceptos y diseccionaremos toda la materia relacionada con el traspaso de negocios para que cualquier persona lo pueda entender sin la necesidad de ser titulado o experto en derecho.

Antes de sumergirnos de lleno en un mundo jurídico, definamos de una forma clara y sencilla qué es el traspaso de negocios. Este tipo de traspasos es la cesión del contrato de arrendamiento a un tercero. Es decir, si habláramos en términos más relacionados con la vivienda, es como si el inquilino re-alquilara la casa a otra persona. Pero no es tan fácil. Para que este hecho se dé, es necesario que el contrato así lo especifique, ya que en caso contrario, el traspaso no se reconocería y el arrendador, que en definitiva, es el dueño, recuperaría su propiedad.

Conoce toda la burocracia sobre el traspaso de locales comerciales

Pero además de que el contrato así lo especifique, existen otros requisitos en la Ley que marcan los pasos necesarios para que un traspaso de local comercial se pueda dar entre las distintas partes de manera oficial. Para que la operación se cumpla a la perfección, es necesario respetar cada uno de los puntos, ya que solo de fallar uno, la acción no podría ser completada.

La cesión de un local comercial conlleva una serie de requisitos

Para evitar cualquier problema de este tipo, la única vía es seguir al pie de la letra estos siete requisitos:

  1. El arrendatario que desee efectuar el traspaso de local debe llevar de manera legal establecido en él un período de actividad ininterrumpida no inferior a un año.
  2. El adquiriente, y a la postre, nuevo arrendatario, tendrá la obligación de permanecer en el local un año con la explícita prohibición de traspasarlo.
  3. Durante el primer año, el nuevo arrendatario deberá destinar el local a un negocio de la misma clase a la que se venía realizando en la etapa anterior del inmueble.
  4. Para que el traspaso se dé de manera oficial, se deberá fijar un precio concreto a la operación.
  5. El arrendatario tendrá la obligación de notificar previamente al propietario la decisión de traspasar el establecimiento, y además, de indicar el precio de la operación.
  6. La operación del traspaso de local comercial debe darse por escritura pública ante un notario como mínimo 30 días después del aviso del arrendatario al arrendador.
  7. El arrendatario deberá indicar al arrendador de manera irrefutable y en un plazo de ocho días la realización del traspaso, el precio de la operación, el nombre y el domicilio del nuevo arrendatario, y por último, la prueba de que este se hará cargo del local como mínimo durante un año, realizando en él la actividad laboral que se llevaba a cabo hasta ese momento.

A continuación, compartimos un vídeo del canal de YouTube Abogados para Todos en el nos cuentan lo más importante a tener en cuenta acerca del traspaso o cesión de un local:

Diferencias entre traspaso de local comercial y otras operaciones

Tras superar estas burocracias, cualquier traspaso de locales podrá ser efectuado de manera legal ante la Ley. Otra fórmula de venta de negocios similar es el subarriendo, que a diferencia del traspaso, mantiene una relación triangular entre propietario, arrendatario y nuevo arrendatario.

Lo que distingue a ambas operaciones es que en un traspaso el nuevo arrendatario sustituye al que ya había, el cual cede sus derechos y obligaciones a su sucesor. La operación se mantiene como binomial. Mientras tanto, en el subarriendo, se genera una relación triangular entre las partes: hay un nuevo arrendatario, el arrendatario se convierte en subarrendador, que deberá ingresar la nómina al arrendador inicial.

En este caso, el precio por el alquiler del inmueble negociado en un inicio pierde su vigencia y aumenta, dependiendo del tipo de subarriendo en un 10% o un 20%. Se trata de una operación, que pese a tener semejanzas con el traspaso de locales, es tan compleja que la trataremos en próximos artículos.

0
  Related Posts

Añadir un comentario